Vivir Sin Plástico: ¿Cómo Reducir El Plástico Durante el #PlasticFreeJuly? [Lecciones Aprendidas]

Sandra de Sousa
Sandra de Sousa
12 min read

Probablemente has escuchado que en el año 2050, habrá más plástico que peces en los océanos.

pez con plastico

Si esto no es lo suficientemente aterrador, no sé qué será (bueno, el cambio climático, pero van de la mano).

La producción de plástico involucra combustibles fósiles y deja una huella de carbono gigante. Las botellas de plástico, seguidas de los envoltorios de alimentos y las colillas de cigarrillos son los principales contribuyentes a la contaminación plástica del agua.

gran parche de basura pacificoParche de plástico del Océano Pacífico que cubre una superficie aproximada de 1,6 millones de kilómetros cuadrados

Pero, ¿qué pasa con el plástico?

Primero, solo se recicla entre un 10% y 15% en todo el mundo. Y segundo, las botellas de plástico de un solo uso pueden reciclarse sólo una vez y algunas de ellas (las no transparentes) son difíciles, por no decir imposibles, de reutilizar. Además, les toma 500 años en descomponerse. Como resultado de no poder ser reciclados, los plásticos acaban en los vertederos, ríos y océanos donde viven para siempre (llegan 8 millones de piezas cada día).

Esto representa una amenaza real para varias especies de la vida marina, ya que termina matando a más de 1 millón de ellas todos los años. Aquí hay un impactante video de pájaros encontrados muertos en la Isla Lord Howe, cerca de Australia. ¿Causa de su muerte? Sus intestinos estaban llenos de plástico.

Y no solo la basura plástica termina en nuestros océanos. Los microplásticos que desprende la ropa hecha de telas sintéticas son consumidos por los peces y regresan a nuestra cadena alimenticia. Resultado: comemos plástico. De hecho, cada uno de nosotros come una tarjeta de crédito de plástico por semana. (El riesgo potencial para nuestra salud aún no se ha identificado por completo, pero no significa que no esté allí)

Si esto te preocupa tanto como a mí, sigue leyendo.

Entonces, ¿qué puedes hacer para prevenir esto?

¿Reciclar? ¡No hay duda al respecto! Pero lo más importante: REDUCIR el plástico.

En un intento por aprender sobre formas de cómo reducirlo, me uní al desafío #plasticfreejuly. Día a día voy enfrentándome a nuevos desafíos, descubriendo que esta área de mi vida necesita un cambio. Pero empecemos por el principio.

¿Qué es el #PlasticFreeJuly?

plastic free july

#PlasticFreeJuly es un movimiento nacido en el 2011, para ayudar a millones de personas en todo el mundo a reducir el desperdicio de plástico. Durante todo el mes de julio, proporcionan recursos y consejos para limitar el plástico en todas las áreas de nuestras vidas. El desafío de rechazar los plásticos de un solo uso en julio ha inspirado a más de 120 millones de personas en 177 países. Es un mes de descubrimiento y el comienzo de algunos cambios necesarios en los hábitos.

¿Estoy haciendo la diferencia?

Cuando comienzas a reducir el plástico, comienzas a cuestionar las opciones de tu vida cotidiana y, a veces, todo puede parecer demasiado desalentador o demasiado pequeño para importar.

Preguntas como: "¿Realmente estoy haciendo una diferencia?" pueden llevarte a una peligrosa espiral de pensamientos que quizás resulten en: no hacer nada. Sabiendo que algunos de los países contaminantes de plástico más grandes son China, EE. UU., Alemania, Brasil, y que la región de Asia Oriental y el Pacífico mal administran un 60% de los plásticos que se generan a nivel mundial.

Me preguntaba repetidamente: ¿Hay alguna diferencia en impulsar el cambio fuera de esos países?

¿Hay alguna diferencia en actuar de manera individual cuando se trata de un desafío global que los líderes de los países deben abordar y crear nuevas políticas?

Sigo pensando que sí. Este es el porqué.

Cambiar incluso un hábito ya marca la diferencia y minimiza la demanda de ciertos productos. Hacer preguntas desafiantes a las marcas (a menudo ubicadas en los países contaminantes) y hablar sobre este tema genera conversación y conciencia entre las personas de todo el mundo. Hace que las empresas sean más transparentes acerca de sus procesos y cadenas de suministro, y crea una demanda de negocios nuevos, ecológicos y sostenibles que obligan a las marcas tradicionales a adaptarse.

El cambio lleva tiempo

No usar plásticos requiere un gran reajuste y es algo que no puedes esperar cambiar en una semana o incluso un mes. Es un proceso de autoeducación, aprendizaje y exploración. Entonces, si quieres comenzar a reducir el plástico, creo que es mejor mantener tus expectativas bajo control y saber que está BIEN hacerlo paso a paso, y no todo de una vez.

Principales desafíos cuando no se utiliza plástico

Una de mis conclusiones del desafío #plasticfreejuly es que el cambio es posible, pero definitivamente no es fácil. Requiere planificación adicional, valentía para rechazar, hacer muchas preguntas y, lo más importante, crear nuevos hábitos. No digo esto para desanimarte, sino más bien para ayudarte a hacerlo con la mentalidad correcta y listo para enfrentar algunos obstáculos por delante.

1. Tiempo extra, dedicación y preparación.

Dado que reducir el plástico implica cambiar los hábitos, se necesita invertir mucho tiempo en encontrar nuevas marcas para todo, localizar tiendas de cero desperdicios o fabricar tus propios productos. (¡Definitivamente no estoy allí todavía!). Y en casos extremos, significa dejar de lado tus marcas o tipos de alimentos favoritos, simplemente porque siempre vienen en plástico. También significa una planificación adicional cada vez que vas de compras, al pedir comida para llevar, ir a la playa o viajar. Los viajes espontáneos a la tienda de la esquina probablemente darán lugar a plásticos no deseados.

Lecciones aprendidas:

Una vez que te organizas y sabes dónde conseguir todo lo que necesitas, se vuelve parte de tu rutina diaria y mucho más manejable.

2. Tener la valentía para rechazar.

¿Qué tan cómodo es explicarle a la señora detrás del mostrador (en un idioma extranjero) que no necesitas el envoltorio de plástico, mientras hay varias personas en la fila esperando impacientemente?

A veces lo hago, otras veces, simplemente me doy por vencida. A menudo, debes anticipar que tu bebida en un restaurante podría venir con una cañita (¿o dos? ¿Por qué?) O que tu agua te la darán en una botella de plástico. Y debes tener agallas y paciencia para rechazarlos por adelantado. Soy intolerante a la lactosa, así que combinado con todas mis preguntas sobre lácteos en el menú, me convierto en el cliente más molesto de todos los tiempos.

Por último, pero no menos importante, dado que se trata de un cambio en el estilo de vida, probablemente deberías informarles a tus familiares y amigos si deseas dejar de recibir obsequios que involucren plástico o participar en actividades en las que esté involucrado el consumo excesivo de plástico.

Lecciones aprendidas:

Mi recomendación es ser siempre amable y paciente, explicar con un sonrisa: "Perdón, pero estoy intentando evitar plástico de un solo uso, ¿me lo puedes poner en mi envase, por favor?"

Es importante acotar que solo las primeras veces son las más difíciles, después te acostumbras e incluso te reconocen y se acuerdan que no te gusta el plástico.

3. No es accesible para todos.

Muchos aspectos de ir sin plástico son buenos para tu billetera. Cambiar decenas de tampones por una copa menstrual. Comprar ciertos productos a granel. Comprar ropa de segunda mano. La lista continúa.

Pero, hay algunas áreas de la vida donde es mucho más caro. Los cosméticos orgánicos que vienen en botellas de vidrio a veces son más baratos que las marcas de gama alta, pero aún son mucho más caros que los de los supermercados.

El costo es una cosa, la conveniencia es otra. Me siento privilegiada de poder salir de mi camino y comprar diferentes productos en seis tiendas repartidas por la ciudad. Pero, ¿cuántos de nosotros tenemos tiempo para recorrer la ciudad en busca de productos? Y si tenemos que conducir 40 minutos para llegar allí, ¿no es contraproducente?

Lecciones aprendidas:

Buscar alternativas accesibles para ti o reducir, bien sea comprando un producto con menos frecuencia o hacerlo en casa. Si no puedes encontrar una alternativa, también es parte del proceso aceptar que la perfección no existe.

Cosas que puedes hacer ahora para reducir el plástico

Aunque no es fácil, es posible. Cada decisión y elección que tomes es importante. Si comienzas a pensar de esta manera, te das cuenta de cuántos aspectos de la vida puedes cambiar.

Seamos sinceros. El plástico está en todas partes y toca muchas áreas de nuestras vidas. Echemos un vistazo a algunos de ellas una por una:

Cuando salgas a la calle

botella ecologica refill aquaMi botella ecológica reusable que pronto será disponible en la tienda de Refill Aqua

  • Lleva tu botella de vidrio o metal reutilizable donde quieras que vayas. En ciudades con agua potable, pide rellenarla en bares y lugares públicos. En muchos aeropuertos puedes rellenarla en diferentes estaciones de recarga esparcidas por todo el aeropuerto.

La buena noticia es que hace unos meses empezamos a construir una red de puntos de recarga en Barcelona y pronto podrás tener este mapa en tu móvil con nuestra app gratuita.

  • En los restaurantes pregunta por adelantado si tu agua vendrá en una botella de plástico.
  • No pidas caña en tu bebida (¡trae la tuya!)
  • Di no a los cubiertos de plástico (trae tu propio juego de bambú)
  • Compra o usa una taza de café/té reutilizable y vuelva a llenarla; algunas cafeterías ofrecen un descuento si traes tu propia taza.
  • Trae tus propios botes cuando pidas comida para llevar. O pregunta antes de ordenar, qué embalaje usan. Algunos lugares ofrecen envases compostables, como mi favorito Les Tres a La Cuina.
  • Limpia la playa, recoge los residuos por al menos 10 minutos (el 73% de la basura de la playa es de plástico)
  • Ve de vacaciones preparado. Esta linda pareja te dice cómo. Deja de comprar kits para viajes (¡debo que confesar que antes los amaba!)
  • Para los fumadores: desecha adecuadamente las colillas, ¡te lo ruego! Son una verdadera amenaza para las playas de Barcelona y de todo el mundo. Además del hecho de que terminan en los océanos, es simplemente asqueroso.

La cantidad de colillas recolectadas en una de las playas de Barcelona durante un fin de semana:

En tu cocina y alrededor de la casa

jabon reusableJabón sólido para manos y jabón lavaplatos recargable

  • Cambia a una barra de jabón de manos o rellena el dispensador de jabón que tengas en casa.
  • Rellena tus productos de limpieza. ¡Busca una tienda de residuos cero en tu ciudad! En Barcelona encontré una llamada BioPompas, ​​donde puedes rellenar todo, desde un spray de limpieza para todo uso hasta un suavizante y champú. O busca la opción más cercana a ti en la app de Go Zero Waste. En el Reino Unido, puedes pedir productos de limpieza que vienen en bolsas reutilizables que luego envias de vuelta y los rellenan. (¿Quién quiere trabajar en este tipo de negocios en España?)
  • Usa recipientes de metal o vidrio para almacenar alimentos y cubre tus platos con paños de cera de abejas o envolturas de bambú en lugar de envoltorios de plástico.
  • Separa tus desechos orgánicos del resto y recíclalos: en Barcelona hay contenedores de basura orgánicos, pero en otras ciudades puede haber servicios similares a ShareWaste donde puede donar sus desechos orgánicos a los lugareños que los convierten en compost. Comencé a almacenar mis desechos orgánicos en el congelador. ¡Es menos maloliente y conveniente sacarlo después!
  • Reutiliza las bolsas plásticas con cierre (como estas de IKEA): las lavo y las uso una y otra vez para refrigerios y controles de seguridad en el aeropuerto.

Cuando vamos a la compra

bolsas reutilizablesTodas mis bolsas y cajas reutilizables

  • Siempre ve preparado con bolsas reutilizables para diferentes tipos de productos: generalmente llevo un montón de bolsas de tela. Me abstengo de comprar productos frescos en los supermercados, pero si necesito hacerlo, los peso sin una bolsa y coloco la pegatina en una de las frutas.
  • Busca una tienda a granel en tu ciudad para comprar todos los granos, nueces, miel, mantequilla de almendras y más (¡incluido Vermut!). Yo uso YesFuture y Gra de Gracia en Barcelona. Y durante el confinamiento descubrí muchas más con el servicio a domicilio, aquí te dejo la lista.
  • Intenta comprar pan en la panadería, frutas en el mercado de productos frescos, carne en la carnicería… El supermercado es básicamente el reino de los plásticos y los propietarios de pequeñas tiendas son más flexibles para rellenar tus contenedores.
  • Si vas al supermercado, pide en el mostrador de queso o carne que no envuelvan tu pedido en plástico. Actualización: Ahora en los supermercados, aceptan tu propio contenedor, siempre y cuando sea transparente.
  • Evita los alimentos preparados o congelados que vienen en plástico (¡también por el bien de su salud!)
  • Abstente de comprar espontáneamente, puede implicar más plástico.
  • Deja de comprar agua embotellada: invierte en un filtro para tu fregadero o en uno portátil como la jarra Brita. Hay una marca llamada Ecofiltro que ofrece filtros domésticos bellísimos y muy útiles. Si debes comprar una botella de plástico, guárdala y úsala para otra cosa (como rellenar el champú).

En tu baño

bano residuo ceroAlgunos de mis productos sin plástico para el baño

  • Usa un cepillo de dientes de bambú y la pasta de dientes puedes conseguirla en un frasco de vidrio (fallé en el último, ¡ver a continuación!)

    Actualización: Sigo buscando una alternativa a la pasta dental. Y en cuanto a los cepillos de bambú, mi odontóloga me recomendó dejar de usar mi cepillo de bambú porque no lograba limpiar mis dientes correctamente. Entonces, decidí comprar un cepillo eléctrico, que implica mucho menos residuos.

  • Cambia a un champú en pastilla (marcas como Lush, Kriim y otros lo ofrecen, pero siempre es bueno encontrar una alternativa local) o rellena el champú en la tienda a granel.

  • Usa un jabón en barra para el cuerpo: encontré este encantador negocio orgánico, Moonvaley Organics, creado por una pareja que dirige una granja en Deming, WA. La encontré en una tienda ecológica de mi calle. Aunque ahora el que más me está gustando es uno de la tienda La Chinata.

  • Busca cosméticos que vengan en botellas de vidrio: compro mi loción corporal en BioPompas y acabo de descubrir los cosméticos Evolut que son naturales y están disponibles en envases de vidrio.

  • Sustituye los discos de algodón desechables por unos de algodón reutilizables para remover el maquillaje: yo las uso varias veces y luego las lavo con la ropa.

  • Reutiliza tus contenedores para otros fines.

  • Productos femeninos: hay varias opciones de productos para la menstruación: copa menstrual, bragas, compresas de tela. Elige la que más se adapte a ti. Esto es algo que todavía tengo que hacer, pero la cantidad de desechos que produzco en este aspecto me lleva a la acción.

    Actualizacion: Probé la copa menstrual y no tuve una buena experiencia, pero sigo buscando una opción que se adapte a mi.

  • Haz tus propios productos (como un exfoliante corporal)

Cuando pienses en comprar ropa

Una increíble instalación de arte de Von Wong y Laura François que invita a la reflexión e ilustra la cantidad de ropa que una persona tiene durante toda su vida. Lea sobre esto aquí.

  • En primer lugar, la mejor opción es comprar menos y comprar sólo lo que necesitas: hubo un momento en mi vida en que compraba muchísima ropa. No podía resistirme a los tops de 10 euros de las marcas Inditex y comprarme una nueva pieza de ropa varias veces al mes (¡qué horror!). Así que lo entiendo perfectamente. Pero creo que llega un momento en que estás de acuerdo con tener menos y eliges calidad sobre cantidad. La calidad para mí significa no solo telas duraderas y naturales, sino también prendas creadas de manera sostenible, lo que me lleva al siguiente punto.
  • Encuentra marcas de moda éticas: sé que los precios no parecen accesibles a veces, pero prefiero comprar una camiseta que sepa exactamente de dónde vino, en lugar de una docena de una marca de Fast Fashion. Todavía tengo muchas prendas de marcas Fast Fashion, pero solo porque las he usado durante años (¡a veces 15 o más!) Y no hay razón para parar y deshacerme de todas.

tamgaTamga Designs es mi marca sostenible favorita con una cadena de suministro 100% transparente. Fabrican ropa de telas ecológicas como TENCEL y apoyan a organizaciones que reparan el daño causado por la industria de la moda a los bosques en peligro de extinción. La encantadora cofundadora, Yana, habla sobre la moda consciente y la vida sin desperdicios en la página Insta de Tamga.

  • Tienda de segunda mano: visita tiendas de segunda mano en tu ciudad y dale nueva vida a la ropa usada. ¡En Barcelona hay una que se llama Humana (allí dono mi ropa) y Holala!, entre muchos otras.
  • Intercambia ropa con amigos: en mi caso, al menos el 40% de mi armario está compuesto por ropa de mi cuñada. ¡Y me encanta!
  • Reutiliza la ropa vieja: piensa cómo puedes usarla de forma y combinaciones diferentes. Este año comencé a usar muchos de mis vestidos de verano durante todo el año con una camiseta debajo y medias.
  • Al hacer un pedido en línea, pregunta a las marcas sobre los empaques y telas que usan.

En tu comunidad

  • Comenta lo que vas aprendiendo sobre la contaminación plástica en tus círculos cercanos, comparte tu experiencia, los desafíos que enfrentas y las pequeñas victorias.
  • Apoya la adopción de políticas que tengan como objetivo prohibir el plástico de un solo uso: firma peticiones locales como la que prohíbe las bolsas de plástico de un solo uso en los supermercados.
  • Participa en limpiezas de playas (o parques) en tu ciudad u organiza una, incluso si es con un amigo.
  • Únete a comunidades como esta o esta en Barcelona que comparten ideas sobre cómo reducir el desperdicio.
  • Sigue a las personas que han estado haciendo esto por un tiempo y lo llevan muy bien (Ethical Kate es una de las que más admiro)

¡Uf! Ahí tienes. Esto es solo un pequeño comienzo, pero vale la pena.

Y para terminar, aquí están las notas de mis triunfos y fracasos de julio del año pasado con las actualizaciones de este año.

Mi diario personal del #plasticfreejuly

Logré:

  • Dejé de comprar agua en botellas de plástico (¡tan básico!) Y opté por la jarra filtrante Brita.

    Actualización: Me compré un filtro de Ecofiltro. Estoy fascinada con el sabor del agua y con la cantidad de residuos que reduje, porque la jarra filtrante implicaba comprar un filtro nuevo cada mes (y el anterior iba a la basura).

  • Comencé a comprar más cosas a granel en tiendas de residuos cero (acondicionador, cápsulas anti cálcicas, etc.)

  • Usar mi botella de agua reutilizable en vacaciones

  • Limpiar la playa y el agua en el mar de plásticos.

  • Comencé a usar desmaquillantes de algodón reutilizables

  • Cambié a una barra o jabón recargable en todas los lugares de casa

  • Comencé a separar mi basura orgánica (¡congelándola!)

  • Comencé a comprar queso en el mostrador del supermercado, allí no viene en un paquete de plástico (Descubrí que el papel en el que lo empacan está forrado con una capa fina de plástico. Y a ellos les encanta agregar capas adicionales cada pocas rebanadas)

Fallé en:

  • Vacaciones sin plástico: pasé la mitad de julio fuera de casa y fue mucho más difícil rechazar el plástico o encontrar opciones de comida sin plástico en el extranjero (¡o en una isla que no tenía un mercado de agricultores!)
  • Me di cuenta que desafortunadamente muchos Airbnbs no ofrecen filtros de agua y no se puede rellenar la botella para tener agua sobre la marcha. Por eso, en sitios donde el agua no sabe bien o no es potable, es imposible usar botella reusable..
  • Comida para llevar: me alegra ver que mis restaurantes favoritos de Barcelona (como Honest Greens) vienen en cajas de cartón. Pero rechazar algunos productos que no puedo obtener de otra manera y me encantan demasiado fue difícil (yogur de soja, ¡te estoy mirando!)
  • Fracasé usando el champú sólido y la pasta de dientes natural en un frasco, hasta ahora, he probado una marca de champú de jabón y me sentí como lavarme el cabello...bueno, con un jabón. Estaban secos y aceitosos al mismo tiempo.

    Actualización:** Probé un champú de Lush y...¡me encanta! Es eficiente y agradable para usar.

    En cuanto a la pasta de dientes, es probable que me acostumbre a la textura espumosa, pero el hecho de que no me brinde la frescura que necesito no es aceptable para mí. En primer lugar, no debería querer lavarme los dientes después de lavarlos. Todavía estoy buscando marcas.

  • Cambiando mis productos menstruales: acabo de comprar mi primera copa menstrual, así que veamos cómo va. Actualización: Me fue mal...pero sigo buscando una opción.

  • Todavía me gusta el chicle...

Probablemente haya más fracasos que estos, pero trato de concentrarme en celebrar las pequeñas victorias. Es solo el comienzo. ¿Qué hay de tí? ¿Has comenzado a reducir el plástico de tu vida? ¿Cuál es el aspecto más desafiante para ti? ¿Tienes algunos consejos que compartir?


Sandra de Sousa
Sandra de Sousa
Una comunicadora en creación.
Plastic-free July 2020 Lessons: How to Reduce Plastic Use 11 min read Plastic-free July 2020 Lessons: How to Reduce Plastic Use July is the perfect month to start reducing plastic. Here's how to get started.
Cómo Lograr Una Oficina Sostenible y Zero Waste En 5 Pasos 3 min read Cómo Lograr Una Oficina Sostenible y Zero Waste En 5 Pasos 5 consejos sobre cómo tener una oficina (o un espacio de teletrabajo, si estos días te toca trabajar desde casa) más sostenible y zero waste.